Ha llegado la hora del iPad Pro

  • Tras 4 generaciones del iPad de 10", cada vez son más los usuarios que piden un iPad Pro. En MundiPad os explicamos las razones y claves de este movimiento.

Publicidad

Hace unas semanas decidí vender mi portátil tras comprarme un Mac mini, y si bien esta decisión hace un par de años hubiera sido imposible, desde que cuento con un iPad y un teclado externo esta decisión es muy plausible.

Sin embargo, y pese a que ya llevaba tiempo utilizando mi iPad como sustituto del portátil (que apenas se movía de mi escritorio), me he dado cuenta de la necesidad que tiene Apple en estos momentos: Si no quiere que su tablet de 10″ muera devorado por las ventas del iPad mini, como demuestran algunas estadísticas publicadas hace unos pocos días, debería orientarlo hacia un sector más exigente o profesional. Estas estadísticas junto con la salida de competidores que apuestan por tablets más “Pro” como Microsoft con su Surface hacen que el toque de atención sea una realidad para el iPad classic.

Ha llegado la hora del iPad Pro

Si bien la situación en el mercado del iPad estaba bien clara desde su presentación en enero de 2010 a manos de Steve Jobs, un dispositivo entre un iPhone y un Mac que cogía lo mejor de cada mundo, con la presentación del iPad mini se volvió algo más difusa. Un iPad más pequeño, barato y ligero que hace lo mismo me ha hecho ver en mi entorno como casi todo el mundo se acababa decantando por el recién llegado.

En estos momentos el iPad y el iPad mini se encuentran en la misma posición que ocupaba el iPad en su lanzamiento, y ademas ofreciendo las mismas funciones pero en distintos tamaños que da pie a esa canibalización antes mencionada. Sin embargo, si situamos la gama como en la imagen de arriba; con un iPad mini con unas funciones similares a las actuales y por lo tanto más cercano a las capacidades de un Smartphone y acercando el iPad 10″ hacia el Mac obteniendo así una especie de iPad Pro con más capacidad, la cosa cobra más sentido (y de paso sacar provecho de los 128gbs del iPad más caro).

El iPad hoy en día

Dicho esto debemos ser justos y admitir que durante estos casi 3 años se han mejorado muchos apartados del dispositivo: Como la integración en el ecosistema de Apple; la entrada de iCloud en el terreno de juego; y además carencias importantes como la multitarea, la sincronización de la información y la falta de apps de calidad se han eliminado. Si bien el iPad e iOS que tenemos hoy en día no tiene nada que ver con lo que se encontraron los que hicieron cola el primer día de venta del iPad original sigue sin ser un dispositivo con el que los más exigentes puedan llevar a cabo su trabajo sin complicarse la vida.

Y es que tanto iPad como iOS siguen teniendo algunas carencias que otros competidores si han sabido satisfacer. Me refiero a detalles como, por ejemplo, no contar con un gestor de archivos y limitarse a una chapucera conexión entre apps que nos hace acabar con 7 duplicados del mismo documento; o que tengamos que recurrir a soluciones de terceros para conseguir un teclado que nos permita redactar en nuestro iPad con relativa comodidad, mientras que en Android los Asus Transformer o el propio Microsoft Surface cuentan con teclados completamente integrados en el diseño del tablet. Otros detalles, como la funcionalidad del iPad conectado a una pantalla externa, están más condicionados a los desarrolladores que quizás deberían de tomar ejemplo de apps como Keynote y Real Racing 2. Aun así hay cosas como la falta de una multitarea real y tangible, inspirada quizás en Windows 8 o en la multiventana de Ubuntu, que si son verdaderos lastres en la experiencia de llevar a cabo un trabajo o tarea en el iPad.

También me he dado cuenta, a lo largo de los distintos análisis que he realizado para este blog, que muchas apps apenas sacan el provecho que podrían sacar al SDK con el que cuenta hoy en día iOS, y si a esto le sumamos algunas limitaciones absurdas que añade Apple, como resultado obtenemos unas apps que apenas llegan a sacar todo el potencial que brindan los nuevos chips A5X y A6X.

Aun así he de ser sincero y decir que pese a estas limitaciones no es que un iPad no sirva para trabajar, de hecho el especial que realizamos sobre el uso del iPad en la universidad es un claro ejemplo de ello. Además, no han sido pocos los geeks que han decidido dejar de lado su Mac para hacer todo su trabajo en un iPad, algunos incluso en un iPad mini como el redactor de MacStories Federico Viticci. Con ello quiero decir que el iPad es una posible herramienta de trabajo, pero con las limitaciones actuales es muy poco productivo, debido a las vueltas que debemos dar para realizar tareas que con un portátil haríamos en unos pocos segundos.

En mi día a día

Esto que he comentado no es algo que me haya inventado, en mi día a día lo he vivido y al final he acabado echando en falta un pequeño empujón por parte de Apple. Por poner un ejemplo, a diario uso mi iPad en la universidad realizando trabajos, tomando apuntes y organizando todo lo referente a mi grado en periodismo. Cuando me encuentro tomando apuntes con este, y pese a contar con un teclado en el que puedo utilizar algunos atajos o comandos, siempre acabo cansado de tener que andar levantando la mano para seleccionar algo de la pantalla (¿Quien narices quiere un portátil con pantalla táctil?), lo cual se acentúa cuando tengo que editar el formato de algún texto. Ni mencionar la complejidad que alcanza esto si retiramos de la ecuación el teclado externo.

Otra situación cotidiana, podría ser escribir estos post. Si bien el iPad se antoja como una increíble herramienta para bloguear dada su portabilidad y conectividad (sobretodo en los modelos 3G), siempre acabo recurriendo a mi Mac mini en alguna parte del proceso dadas las limitaciones que me encuentro: Si bien la planificación (en Mindnode) y la redacción (en iA Writer) del post se realizan sin problemas, cuando llega la hora de publicarlo la gestión de las imágenes y algunos apartados muy específicos hacen que sea mejor encender el ordenador que recorrer varias apps intentando configurar todo bien. Aunque, la misma experiencia también me ha demostrado que si estos post son para mi blog personal (más chapucero y simple técnicamente) no tengo la necesidad de dejar a un lado el iPad.

La hora del iPad Pro

Después de explicar todo lo dicho hasta ahora, creo que es evidente que creo firmemente (como he demostrado en la segunda imagen que acompaña este post) que Apple debería acercar un poco más su iPad de 10″ hacia los Mac. De esta forma no solo conseguiría diferenciar más allá del tamaño sus dos tablets sino que ademas permitiría a los usuarios más exigentes olvidarse del todo de sus portátiles y trabajar sin miedo a limitaciones desde su iPad.

Pero que características serían necesarias para que el iPad llegase a ser considerado como Pro:

  • Una gestión mejorada de los documentos y la información: Si bien hoy en día podemos enviar documentos entre apps mediante la opción “abrir en…” esta solución es bastante mala dado que cada vez que pasamos un archivo de app en app nos crea una copia, por lo que podemos acabar con 7 copias del mismo documento cada una con unos cambios diferentes. Esto se solucionaría fácilmente de dos maneras; Creando un Finder que nos permita manejar nuestros archivos y abrirlos desde la app que deseemos o dejándolo oculto como hasta ahora pero haciendo que todas las apps accediesen al mismo lugar para encontrar los archivos, pudiendo ver solo aquellos que son compatibles con dicha app.
  • Multitarea efectiva: Pese a que desde inicio el iPad no contaba con multitarea, se añadió con la salida de iOS 4, la solución que implantaron fue del todo productiva. Con una forma de hacer multitarea que puede encajar perfectamente en un iPhone en el iPad se vio enseguida que aquello tenía que mejorar. Con la llegada de iOS 5 se añadieron gestos multitáctiles inspirados en el Mision Control de OS X pero el lag de las apps al cambiar entre ellas hacen que el sistema actual no sea el idóneo. Quizás un sistema multiventana inspirado en Windows 8 o el propio Ubuntu for tablets sea una buena solución, aunque se puede llevar un paso más adelante la forma en la que por ejemplo se envían hoy en día los mails desde otras apps (una sección de la app de mail se abre en una ventana más pequeña) y permitir que pequeñas partes de nuestras apps se abran dentro de otras, de forma que podamos copiar y pegar nuestras contraseñas de 1Password sin salir de Safari o para añadir a Things una tarea que nos ha llegado a través de un Mail.
  • Teclado dock: Vale, ya se que en el mercado hay muchos teclados Bluetooth para iPad, pero seamos sinceros, ninguno es igualable en usabilidad a los teclados de Apple ni en funcionalidad a los teclados que incorporan los Asus Transformer o el propio Microsoft Surface. Ahora imaginar ese mismo concepto pero pasada por la brillante mente de Jonhy Ive, no suena bien?
  • Peso: Si bien el iPad es un peso pluma comparado con cualquier portátil (incluso con los Macbook Air e Ultrabooks) el sostenerlo en el aire con una o dos manos es un ejercicio que acaba cansando nuestros brazos. El peso es sin duda algo importante y si bien es imposible llegar al nivel de ligereza del iPad mini que tanto me agrado una reducción de este por primera vez desde el iPad 2 no estaría de más.

De hecho, si miramos bien las quejas que antes he mencionado apenas son necesarios unos pocos cambios en el sistema operativo y alguno de hardware. Los del sistema operativo quedan sin duda a la espera de la presentación de un iOS 7 totalmente renovado (como llevamos tiempo pidiendo) este verano en la WWDC y los de hardware podrían aparecer sin problemas en una futura revisión del iPad (quien sabe si será en Abril como dicen muchos rumores o tendremos que esperar a octubre).

Conclusiones

En mi intensa experiencia tratando de hacer algo más que divertirme con mi iPad he obtenido diferentes sensaciones. Algunas positivas y otras sin duda negativas. Por ello veo ahora más que nunca la necesidad de mover el iPad de 10″ hacia un sector más avanzado, sino, en mi caso llegado el momento de renovar, acabaría optando por un modelo Mini para mi ocio y un Macbook Air en el cual llevaría acabo todas mis tareas, tanto universitarias como el proceso de redacción de estos post.

Con esto no quiero decir que el iPad sea algo inútil para muchas personas, pero si lo será para mi en el caso de que no llegue ese empujón que permita decir que el iPad tiene vocación de trabajo y no solo intención como ha demostrado hasta ahora.

Publicidad

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR



Asier G.

Estudiante de Periodismo en la universidad del País Vasco. Apasionado de la fotografia y enamorado de la tecnología. Aunque he ganado varios premios de fotografia prefiero la palabra. Mi verdadera pasión es el mundo geek, soy un fan confeso de Star Wars y Lego.

3 Respuestas

  1. Cristian dice:

    Interesante análisis. Comparto la experiencia. Hace pocos días compre un iPad 1usado para testear si realmente me seria útil para mi trabajo. Por el momento la experiencia ni ha sido buena y la que mas lo esta disfrutando es mi hija de 5 años. No ha podido reemplazar ni por casualidad mi MacBook ni mi iPhone.

    De todas maneras es un gran dispositivo para, como se ha dicho hasta el cansancio, para consumir contenidos.

    Abrazos desde Argentina.

  2. Jospe dice:

    Ole, brillante,artículo, si señor, enhorabuena.
    Yo la verdad le doy bastante caña al iPad, tanto en el entorno personal y de consumir contenido, como en clases y para crear contenido, pero nunca esta de más exigir e imaginar un poco más.

  3. jaunus dice:

    Interesantes notas, acabo de encontrar mundipad y me estan gustando sus publicaciones, gracias!!!!

    Y Sobre el post en si, me pasa lo mismo, la gestion de documentos es algo que “me saca”, sean imagenes, videos o archivos pdf, docx, ppt, ademas que no pude encontrar un programa de 3os que este a la altura en todas las circunstancias
    Es por eso que termino atesorando y guardando los programas que permiten la opcion de “abrir en”, o con acceso a los programas de iOS videos y fotos-como el caso de filebender o power photo de concsoft- y que sus archivos sean faciles de ver en itunes-me ha pasado que un grabador de voz no dejaba ver el archivo en itunes y tuve que usar en la PC ifunbox para poder encontrarlo y pasarlo al mismo.

    Complicado pero se puede, si ya lo hicieron con su reloj-desterro cualquier app de tiempo que tenia-, por que no ilusionarse que en la proxima agreguen un visor basico, saludos y seguire leyendo sus articulos!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *